Terrible puñetazo al hígado pone fin a sueño de venezolano