LAS VEGAS

Escasez de personal médico en Nevada podría afectar disponibilidad de ambulancias

El estado tenía falta de trabajadores incluso desde antes de que llegara la pandemia de coronavirus.

Getty Images

LAS VEGAS - Los hospitales de Nevada están experimentando una grave escasez de enfermeras y algunos hospitales del norte de Nevada están casi sin camas ni personal para pacientes.

Los funcionarios estatales de salud dijeron el jueves que Nevada, como gran parte del país, está lidiando con una escasez de enfermeras.

Nevada tenía escasez de enfermeras incluso antes de la pandemia, cuando cada ola de casos y la avalancha de hospitalizaciones dejaban a las enfermeras desmoralizadas y llevaban a algunas a dejar la profesión.

Nevada, al igual que otros estados, está luchando por atraer enfermeras que viajan para ayudar a reforzar su personal.

El Dr. Chris Lake, de la Asociación de Hospitales de Nevada, dijo el jueves que el problema se ha agravado por la cantidad de personas que no están vacunadas y terminan en el hospital o la unidad de cuidados intensivos.

Lake dijo que el norte de Nevada se ha visto afectado aún más por el gran incendio forestal que se cierne sobre South Lake Tahoe, lo que llevó al hospital de la ciudad a evacuar a docenas de sus pacientes a hospitales cercanos.

Lake dijo que algunos hospitales en todo el estado pueden tener que rechazar las ambulancias y enviarlas en viajes más largos a lugares más distantes, como redirigirlas a Reno desde Carson City o a través de autopistas congestionadas por el tráfico en el área de Las Vegas.

Los paramédicos, dijo, pueden tener que permanecer en los hospitales más tiempo después de transportar a alguien, esperando con los pacientes hasta que el hospital tenga personal disponible para hacerse cargo.

“Eso deja a la ambulancia fuera de servicio y no puede responder a otras llamadas de ayuda”, dijo.

Para evitar ejercer más presión sobre los hospitales, los funcionarios instaron a las personas a vacunarse contra el COVID-19 y a practicar medidas como el distanciamiento social y el uso de máscaras faciales, que se requieren en el interior de gran parte del estado, independientemente del estado de vacunación.

Las graves advertencias sobre los hospitales se producen cuando el estado ha comenzado a ver una ligera mejora en la cantidad de nuevos casos informados de COVID-19. Esto tras un fuerte aumento en los nuevos casos durante junio y julio, el número de personas que dieron positivo por COVID-19 comenzó a estabilizarse en agosto y en los últimos días ha disminuido muy levemente.

La tasa de positividad de dos semanas en todo el estado para las pruebas de COVID-19 fue del 12.2%, todavía muy por encima de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de una tasa del 5% o menos antes de levantar las restricciones de mitigación.

Contáctanos