¿Qué se siente tener a un Papa de frente?

La familia Meade dice haber tenido en su propiedad un cuadro de la virgen que le perteneció al tío de San Juan Diego.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Pintura de Virgen Morena los lleva a conocer al Papa Juan Pablo II

    Una familia mexicana obtuvo una audiencia privada con el papa Juan Pablo II en su primera visita a México y nos cuentan su experiencia. (Publicado martes 16 de febrero de 2016)

    Conocer al Papa Juan Pablo II les cambió la vida, dijo un familia mexicana quien tuvo una audiencia con el pontífice en su visita a México.

    No solamente tienen una historia que contar de generación en generación, pero la familia Meade Diez Gutiérrez dice que permaneció unida y viviendo una fe católica fuerte, en gran parte, por la bendición del Papa Juan Pablo II.

    Fue en la primera visita del líder de la iglesia Católica a México, en 1979, que la familia Meade obtuvo una audiencia privada con el devoto a la Virgen del Tepeyac.

    Mira qué representa el vestuario papal

    Precisamente por este amor, es que probablemente ellos consiguieron ver cara a cara al Papa polaco ya que la familia Meade dice haber tenido en su propiedad un cuadro de la virgen que le perteneció al tío de San Juan Diego, llamado Juan Bernardino.

    “Si yo conocí a la virgen estaba ahí en la casa de mi abuela, por la parte de atrás traía una leyenda donde certificaba que pertenecía al tío de Juan Diego”, dijo un miembro de la familia.

    Después de que la patriarca de la familia murió se decidió regresar la réplica a la iglesia, misma que dicen “se había perdido en la época de la Revolución”. Y tras extensa comunicación con el Vaticano, papeleos y protocolos, el obispo de Roma de aquel entonces les concedió unos minutos en privado.

    “El Papa les dijo me voy a robar la virgen y ellos les dijeron no nosotros se la estamos regalando y él dijo bueno entonces la voy a tener muy cerca de mí”.

    Fueron 10 los hermanos que entraron a esa reunión, y dicen estar honrados de que su Santidad haya tenido muy cerca el regalo que ellos le dieron.