Lepra, lo que quizás no sabes de la temible bacteria

26 fotos
1/26
Shutterstock
2/26
Shutterstock
La que una vez fue una enfermedad a la cual se temía por ser altamente contagiosa y devastadora, ahora sin embargo es muy poco frecuente y de fácil tratamiento. El diagnóstico y tratamiento precoz generalmente previene la discapacidad relacionada con la enfermedad.
3/26
TELEMUNDO LOCAL
Cualquier persona puede contraer la lepra. Sin embargo, los niños parecen ser más susceptibles que los adultos. La mayoría de los adultos de todo el mundo podrían enfrentarse a ningún riesgo. Eso es porque la evidencia muestra que el 95% de todos los adultos son naturalmente incapaces de contraer la enfermedad, incluso si están expuestos a la bacteria que la produce porque su sistema inmunitario es capaz de combatirla.
4/26
Shutterstock
Estados Unidos registra solamente 150 casos de lepra al año, la mayoría de ellos en el sur, California, Hawaii y las islas de ese país, y Guam.
5/26
Shutterstock
Pese a su reputación como una enfermedad sumamente infecciosa que hace que los enfermos pierdan pedazos del cuerpo, la lepra solamente puede contagiarse por contacto prolongado y es fácilmente tratable con antibióticos.
6/26
Shutterstock
Aunque no se disemina por medio de contactos breves, como apretones de manos, ni siquiera relaciones sexuales, los CDC indican que hay evidencia que sugiere que las bacterias que causan la enfermedad de Hansen pueden propagarse de una persona a otra.
7/26
Diane Nelson
Esto puede ocurrir cuando alguien con la enfermedad tose o estornuda. Esto puede liberar gotas en el aire. También podría suceder si estás expuesto a otros fluidos nasales (también conocidas como secreciones).
8/26
Mike Schumer
Gotitas y otras secreciones pueden contener la bacteria que causa la enfermedad de Hansen. Si se respira estas, uno puede contraer la enfermedad.
9/26
Shutterstock
Vale destacar que algunos armadillos en el sur de Estados Unidos están infectados naturalmente con la enfermedad de Hansen.
10/26
Shutterstock
Si bien es posible que puedas contagiarte de la enfermedad por contacto con un armadillo, el riesgo es bajo. La mayoría de las personas que entran en contacto con armadillos es probable que no tengan la enfermedad de Hansen.
11/26
Shutterstock
Sin embargo, si decides ver a un médico debido a tu contacto con un armadillo, asegúrate de proporcionar una descripción completa de cómo ocurrió. Cuando sea posible, evita el contacto con armadillos.
12/26
TELEMUNDO LOCAL
Advertimos que las imágenes a continuación incluyen personas que padecen lepra en el Hospital Anandaban de Nepal, país donde se calcula que se registran más del 70% de los casos a escala mundial. Las fotos pueden ser consideradas perturbadoras e incluyen personas que han sufrido amputaciones por la enfermedad.
13/26
Getty Images
El mayor riesgo lo corren personas que están en contacto constante con un enfermo no tratado y la enfermedad es usualmente contraída por gente que ha viajado a lugares como India, Brasil y Angola. En el caso de Nepal de cultura predominantemente hindú, la lepra es considerada por muchas comunidades un castigo por los pecados cometidos en vidas anteriores. Las personas afectadas por la lepra en Nepal todavía sufren de estigma y discriminación, además de las discapacidades a largo plazo y otros afectaciones a su la salud resultantes de la lepra.
14/26
EFE
La lepra es un problema persistente en lugares tropicales, con 250,000 infecciones nuevas cada año. Al igual que la tuberculosis, puede permanecer latente durante años antes de atacar la piel y los nervios.
15/26
EFE
La bacteria que causa la enfermedad de Hansen crece muy lentamente. Se puede tomar de 2 a 10 años antes de que aparezcan los signos y síntomas que afectan principalmente a la piel, los nervios y las membranas mucosas (las áreas blandas y húmedas justo dentro de las cavidades del cuerpo).
16/26
Getty Images
La enfermedad puede causar: Lesiones cutáneas que son más claras que el color normal de la piel. Lesiones que presentan disminución de la sensibilidad al tacto, al calor o al dolor. Lesiones que no sanan después de algunas semanas o meses. Debilidad muscular. Entumecimiento o ausencia de sensibilidad en manos, brazos, pies y piernas.
17/26
Getty Images
Además se pueden observar protuberancias en la piel. La piel se vuelve gruesa, dura o seca. En otros casos hay dolor severo. Problemas oculares que pueden conducir a la ceguera. Agrandamiento de los nervios (especialmente aquellos alrededor del codo y la rodilla). La congestión nasal. Hemorragias nasales. Úlceras en las plantas de los pies.
18/26
UIG via Getty Images
Un tratamiento con antibióticos usualmente mata la bacteria en unos días y hace al enfermo no contagioso. Usualmente toma de uno a dos años para eliminar completamente el germen del cuerpo. En la mayoría de los casos, la persona no infectará a los demás a partir de tres meses de haber iniciado el tratamiento.
19/26
Varios antibióticos diferentes se utilizan para destruir las bacterias que causan la enfermedad. Estos incluyen dapsona, rifampina, clofazamina, fluoroquinolonas, macrólidos y minociclina. A menudo se administra más de 1 antibiótico a la vez. El ácido acetilsalicílico (aspirin), la prednisona o la talidomida se utilizan para controlar la inflamación.
20/26
Getty Images
La Mycobacterium leprae resistente a los medicamentos y el aumento del número de casos en todo el mundo han originado una preocupación global por esta enfermedad.
21/26
Shutterstock
En los EE.UU., las personas con la enfermedad pueden ser tratadas en clínicas especiales administradas por el Programa Nacional de la Enfermedad de Hansen . El programa recibe fondos federales para operar 11 clínicas en 7 estados y Puerto Rico. Las clínicas ofrecen atención médica para el diagnóstico y tratamiento de condiciones relacionadas con la enfermedad de Hansen.
22/26
Getty Images
Los exámenes que se llevan a cabo incluyen: Biopsia de lesión de piel y examen de raspado de piel. La prueba cutánea de lepromina se puede usar para diferenciar las 2 formas de la lepra, pero no se usa para diagnosticar la enfermedad.
23/26
Getty Images
La lepra tiene 2 formas comunes: la tuberculoide y la lepromatosa. Ambas formas ocasionan úlceras en la piel, pero la forma lepromatosa es más grave y produce grandes protuberancias e hinchazones (nódulos).
24/26
Getty Images
Los síntomas de la lepra tuberculoide son la presencia de algunas lesiones bien definidas en la piel, con tumefacción. Los síntomas de la lepra lepromatosa son la nariz crónicamente tapada y muchas lesiones y nódulos en la piel de ambos lados del cuerpo.
25/26
Getty Images
Puesto que la enfermedad de Hansen afecta a los nervios, se puede producir pérdida de la sensibilidad o sensación. Cuando se produce la pérdida de la sensibilidad, las lesiones (como quemaduras o fracturas) pueden pasar desapercibidas. Te puede interesar: Preocupa contagio de lepra en alumno de primaria.
26/26
Getty Images
Siempre se debe tratar de evitar lesiones. Sin embargo, si experimentas pérdida de la sensibilidad debido a la enfermedad de Hansen (u otra causa), es posible que no sientas dolor que te pueda avisar de daño a tu cuerpo. Por lo tu cuerpo no está lesionado. Te puede interesar: La Pepa Negra y otros estimulantes sexuales que pueden ser peligrosos.
Contáctanos