Iglesias sin Dios: en qué creen los que no creen

Se estima que existen unos 500 millones de ateos en el mundo. Te contamos quiénes son y en qué no creen.

15 fotos
1/15
Getty Images
2/15
Getty Images
Millones de personas en Estados Unidos y el mundo no creen en Dios y muchas de estas personas, se reúnen en grupos que se asemejan a iglesias, solo que sin la creencia de una deidad o Ser Supremo. Te contamos quiénes son y en qué no creen.
3/15
Shutterstock
Una reciente encuesta del prestigioso Pew Research Center arrojó que ha crecido el número de personas que no están afiliadas a una iglesia del 16% en el 2007 al 23% en el 2014. De esta proporción, se estima que el 3% se considera atea.
4/15
Shutterstock
Las personas ateas rechazan la existencia de toda deidad o Dios y es lo opuesto al teísmo, que tiene en el centro la presencia de una deidad o Dios.
5/15
Getty Images
Se estima que en Estados Unidos, el 75% de la población asegura que cree en Dios, porcentaje que ha bajado desde que era el 82% en el 2009.
6/15
Getty Images
Si bien no creen en Dios, las personas ateas creen en otras cosas, como valores humanísticos y solidarios, basados no en la espiritualidad o creencias religiosas sino en la condición humana. En la imagen, un encuentro de ateos en Washington DC.
7/15
Getty Images
Muchos ateos en Estados Unidos pertenecen a grupos u organizaciones que promueven esos valores, como el activista Michael Newdow (foto) quien lleva años luchando contra la inclusión de la frase ''una Nación bajo Dios'', en la promesa de,lealtad que se lee todos los días en las escuelas de EEUU, a la cual la considera inconstitucional porque viola los principios de separación de Estado y la Iglesia.
8/15
Getty Images
Miles de ateos y ateas se reúnen de manera regular en distintas ciudades en Estados Unidos, como un grupo conocido como ''iglesia atea'' con sede en Seattle, donde comparten tertulias y sesiones de debate y aprendizaje. En una reciente reunión, analizaron cuestiones éticas, como la siguiente: ¿cómo responderle a un nazi?
9/15
Getty Images
Otro tópico reciente en la ''iglesia atea'' en Seattle abordó la diferencia entre compasión y simpatía y si se deberían pagar compensaciones a los descendientes de esclavos nacidos en EEUU, tal como se propuso en un artíclo reciente del autor Ta-Nehisi Coates, en Atlantic Magazine, según reporta la publicación The Economist.
10/15
Getty Images
Mientras millones en Estados Unidos participan en iglesias, las personas ateas se reúnen en grupos donde analizan los eventos importantes de la actualidad y muchas veces, planean acciones, como protestas o actividades solidarias.
11/15
Getty Images
Millones se agrupan bajo lo que se conoce como ''no afiliados a una iglesia'', lo que no necesariamente quiere decir que son ateos o agnósticos.
12/15
Getty Images
Otra reciente encuesta, del Public Religion Research Insttitute, arrojó interesantes datos: entre las personas no afiliadas a una iglesia, el 22% cree en un Dios personal, el 37% en un Dios impersonal y el 33% asegura que no cree en Dios.
13/15
Getty Images
Los principios humanísticos y solidarios que guían a la mayoría de ateos atraen a quienes no creen en lo supernatural o en las deidades. No obstante, tienen en común con las iglesias un punto importante: la participación en la comunidad a través de actividades u obras de bien, pero sin Dios o lo supernatural.
14/15
Getty Images
En una ''iglesia atea'' en Dallas, Texas, por ejemplo, las reuniones semanales incluyen ''escuela dominical'', cuyas raíces se remontan a las iglesias evangélicas en EEUU. La diferencia es que en estas sesiones dirigidas a los pequeños, no se enseña la Biblia ni nada relacionado a Dios, sino que se presentan enseñanzas que refuercen en los niños el pensamiento, la solidaridad y los preparen para enfrentar y convivir con niños que viven en comunidades que reflejan una fuerte creencia en Dios. En la foto, una de las manifestaciones de organizaciones ateas en Washington, DC.
15/15
Getty Images
En la década del 90, el reconocido filósofo y profesor de Linguística italiano, Humberto Eco -ateo- y el arzobispo de Milán, Carlo María Martini, mantuvieron una serie de intercambios en un diario sobre el ateísmo y el cristianismo, donde ambos proponían temas que se debatían. La publicación de las cartas fue la base de un excelente libro que se llamó ''En qué creen los que no creen''. Te puede interesar: Quién son los pentecostales, los que hablan en lenguas
Contáctanos