Accidentes aéreos

Tragedia del Chapecoense: se cumplen cinco años en busca de justicia

Telemundo

Era la noche del 28 de noviembre de 2016. Las primeras informaciones llegaron a Brasil en mitad de la madrugada.

SAO PAULO - Hace cinco años, Brasil se despertaba con la peor tragedia deportiva de su historia. El avión del Chapecoense se estrellaba cerca de Medellín. Cinco años sin justicia y con una "sensación de impunidad" que aún entristece, según afirmó el exjugador Hélio Neto, uno de los seis supervivientes.

El vuelo LaMia 2933 despegó de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, con 77 personas a bordo, pero nunca llegó a su destino.

Entre jugadores, técnicos, directivos, tripulantes y periodistas murieron 71, que acompañaban al equipo a Colombia para la primera final internacional de su historia contra el Atlético Nacional de Medellín, en la Copa Sudamericana.

Era la noche del 28 de noviembre de 2016. Las primeras informaciones llegaron a Brasil en mitad de la madrugada.

"Son las 4 horas y 10 minutos. Estamos interrumpiendo la programación con una información preocupante y muy importante", anunciaba la presentadora Monalisa Perrone en Globo, la cadena más influyente del país.

El país entró en shock. Después se supo que la causa del accidente fue la falta de combustible. Pero por detrás hay una ristra de negligencias. Y lo que queda un lustro después son familias en busca de culpables, desolación y un club ahogado en deudas.

"Estoy muy triste con todo, con todo lo que ocurrió en la tragedia, con todo lo que pasó y pasa dentro del club...", expresó Neto, en la época zaguero y ahora superintendente de fútbol del Chapecoense.

"Lo que más duele es la falta de justicia, la sensación de impunidad. Una vez descubiertas las empresas que fallaron, no existe ningún castigo", añadió.

EL ROMPECABEZAS DE LAS ASEGURADORAS

Tras las detenciones de algunos directivos de LaMia y técnicos aéreos bolivianos -el último arresto fue el de Celia Monasterio en septiembre pasado en Brasil-, el caso se centra en el papel de las aseguradoras y en las posibles irregularidades en la póliza contratada por la aerolínea.

En esta complicada trama aparecen, además de LaMia y el Chapecoense, la corredora de seguros AON, la aseguradora británica Tokio Marine Kiln y la reaseguradora boliviana Bisa.

Todavía hoy se suceden las demandas para encontrar a los responsables y obligarlos a indemnizar a las familias. Ya se han abierto procesos en Brasil, Bolivia, Colombia, Reino Unido y Estados Unidos, y el rompecabezas sigue sin resolverse.

En paralelo, una comisión en el Senado brasileño también investiga los hechos por su cuenta.

"El Chapecoense asumió su responsabilidad, el único que lo ha hecho" y ha firmado acuerdos para compensar a las víctimas, "pero las aseguradoras están retrasando los procesos", denunció Gilson Sbeghen, presidente del club, que, como entidad, también ha recurrido a la Justicia para ser resarcido.

Desde 2017, el 'Chape' afirma haber firmado acuerdos extrajudiciales con aproximadamente 85 % de los familiares. Otros 23 casos llegaron a los tribunales y los están pagando "religiosamente", según señaló esta semana el vicepresidente jurídico, Ilan Nazário.

Nazário prevé que solo terminarán de pagar sus compromisos económicos con las víctimas en "marzo de 2028". Además, la entidad aún enfrenta otras once demandas pendientes de resolución.

MALA GESTIÓN Y MALOS RESULTADOS

Y lo peor es que ocurrieron "otras tragedias tras la tragedia del avión", provocadas principalmente por una gestión financiera "muy mala", subrayó Neto.

"Tenemos una deuda de 140-150 millones de reales ($25-$27 millones), de los que 40-50 millones de reales ($7-$9 millones) son por la tragedia. El resto es mala gestión, no guardar el dinero, hacer contrataciones absurdas", enumeró el exdefensor.

En estos últimos cinco años, el Chapecoense descendió a la Segunda División en 2019, pero tan solo un año después consiguió ascender de nuevo a la élite del fútbol brasileño.

Entonces llegó la pandemia de coronavirus, que golpeó con dureza al club desde todos los ángulos, pues, además del agujero que ha dejado en los presupuestos, el COVID-19 acabó con la vida del entonces presidente Paulo Magro en diciembre de 2020.

La temporada de 2021 está siendo para olvidar. El equipo, colista, certificó su descenso con siete jornadas de anticipación para el final del Campeonato Brasileño y, por el momento, sólo ha conseguido una victoria en 34 partidos.

"No esperábamos hacer una campaña tan mala", confesó Sbeghen, quien considera que el Chapecoense necesita ayuda urgente porque todavía hay "muchas heridas por cerrar" del accidente.