Toyota revisará 2.8 millones de autos por peligrosa falla

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Toyota revisará casi 2,9 millones de todoterrenos

    El fabricante automovilístico nipón Toyota llamó a revisión en todo el mundo a casi 2,9 millones de sus todoterrenos por un fallo que afecta a los cinturones de seguridad de sus asientos traseros, que podrían no funcionar correctamente en caso de accidente. (Publicado jueves 18 de febrero de 2016)

    El fabricante automovilístico nipón Toyota llamó a revisión en todo el mundo a casi 2.9 millones de sus todoterrenos por un fallo que afecta a los cinturones de seguridad de sus asientos traseros.

    Este mecanismo de seguridad podría no funcionar correctamente en caso de accidente.

    La posible avería afecta a los modelos RAV4 y RAV4 EV (este último solo a la venta en Estados Unidos) producidos entre julio de 2005 y agosto de 2014.

    Además el llamado a revisión incluye los Vanguard (modelo que solo se comercializa en Japón) manufacturados entre octubre de 2005 y enero de 2016.

    En total, la llamada afecta a unas 2,873,000 unidades, vendidas principalmente en Estados Unidos (1,330,000 vehículos afectados), el mayor mercado de Toyota Motor.

    Según detalló en un correo electrónico la empresa con sede en Aichi, en Europa hay 625,000 unidades del RAV4 afectadas, mientras que en China son unas 434,000 y en Japón unos 17,.000 todoterrenos Vanguard.

    Toyota explica que el problema se sitúa en los cinturones de los asientos traseros situados junto a las ventanas y que existe la posibilidad de que, en el caso de una colisión frontal muy violenta la porción que amarra la cintura resulte seccionada al entrar en contacto con la estructura del asiento y se suelte.

    La empresa ha recibido dos reportes de accidentes (uno en Estados Unidos y otro en Canadá) en los que la franja inferior del cinturón se soltó.

    La automotriz ha sido incapaz de determinar si las lesiones o fallecimientos resultantes fueron provocados directamente por este fallo.

    Toyota explicó que los concesionarios añadirán unas cubiertas de resina a los marcos metálicos de los asientos traseros laterales de todos los vehículos afectados de manera gratuita para evitar este posible fallo.

    Dicha operación dura entre una hora y 30 minutos, explicó la compañía automotriz.

    La noticia no afectó a las acciones del mayor fabricante mundial de vehículos, cuyos títulos se revalorizaron hoy con contundencia (un 1,71 por ciento) en el marco de una sesión cargada de optimismo en la Bolsa de Tokio.