Nucú, la hormiga comestible manjar de México

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Nucú, la hormiga comestible manjar de México

    Habitantes de varios municipios del suroriental estado mexicano de Chiapas, esperan cada año con ansias y alegría la temporada de lluvias para atrapar una hormiga comestible llamada nucú, chicatana o tzizim. (Publicado lunes 1 de julio de 2019)

    Habitantes de varios municipios del suroriental estado mexicano de Chiapas, esperan cada año con ansias y alegría la temporada de lluvias para atrapar una hormiga comestible llamada nucú, chicatana o tzizim.

    Como el insecto solo sale de noche y cuando la tierra está húmeda, las familias de la región se desvelan toda una noche para ir en su búsqueda con lámparas, candiles y velas.

    Llevan botes y cubetas para agarrar el animal que servirá para el alimento diario si se atrapa en mucha cantidad o solo para las ocasiones más especiales si la caza es menor.

    La chicatana o nucú solo sale en tres ocasiones al año, y por eso es tan esperada en esta época en la que emerge de la tierra recién mojada.

    En el mes de mayo los mercados chiapanecos, uno de los estados más pobres del país, lucen canastas llenas de este suculento manjar y las vendedoras viajan varios kilómetros para ofertar el nucú en municipios cercanos para un ingreso extra, y a menudo imprescindible, para el hogar.

    Entre estos, San Cristóbal de las Casas y la capital del estado de Chiapas, Tuxtla Gutiérrez.

    Se vende en medidas en pequeños platos de barro, de 10, 20 y 50 pesos (0.52 dólares a 2.6 dólares) en promedio para unos 50 y 100 gramos de hormigas.

    La cubeta entera se llega a cotizar hasta en 4 mil pesos (208 dólares), por lo que la hormiga en promedio resulta más cara que un kilogramo de carne de res.

    Se considera un platillo rico en proteínas, además de exótico y afrodisíaco que se acostumbra a comer dorado en comal de barro agregándole una pizca de sal para que acentúe el sabor del animalito.