El Salvador: nuevas capturas por trata de personas

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    El Salvador: nuevas capturas por trata de personas
    EFE
    Archivo.

    SAN SALVADOR (AP) — La policía salvadoreña capturó a cuatro personas vinculadas a la estructura criminal de la pandilla Mara Salvatrucha conocida como las “Viudas de negro”, acusadas de reclutar mujeres para obligarlas a casarse y luego asesinar a los esposos para cobrar los seguros de vida.

    Las declaraciones que víctimas hicieran ante la División de Investigación Criminal Trasnacional de la Policía Nacional Civil llevaron a la captura de Juan Abilio Guerra, Edwin Enrique Hernández, el médico Arturo Armando Minero y la abogada Edith Emelda Ramírez, quienes según la acusación formaban parte de la estructura criminal.

    A su vez el juzgado del municipio de San Marcos, en la periferia sur de la capital, ordenó la apertura de un juicio por los delitos de homicidio agravado, trata de personas y explotación sexual, agrupaciones ilícitas y estafa contra Esmeralda Aravel Flores Acosta, a quien el Ministerio Público señaló como la cabecilla del grupo.

    También serán juzgados por los mismos delitos Karla Jennifer Flores Acosta, María Cristina Flores, Isabel del Carmen Méndez, Franklin Vladimir López Flores, Javier Cáceres Benítez y Roberto Omar Álvarez, encarcelados desde que fueron detenidos en febrero de 2017.

    Los detalles de la sofisticada operación de los pandilleros llegaron a oídos de la justicia gracias a las declaraciones de una de las víctimas, quien logró escapar y está bajo resguardo de la Fiscalía General de la República.

    Según las investigaciones, Flores Acosta contrataba a mujeres para realizar trabajos domésticos pero luego bajo amenaza de muerte las obligaba a casarse con hombres a los que engañaban haciéndoles creer que se estaban casando con una ciudadana de Estados Unidos, lo que les permitiría emigrar a aquel país de manera legal.

    Los hombres eran timados para que contrataran un seguro de vida argumentando que era un requisito de las autoridades migratorias para comprobar un compromiso de vida entre los esposos y una garantía económica para la mujer. Días después de la boda, las mujeres eran obligadas a regresar a la casa de la Mara Salvatrucha, donde seguían siendo explotadas, mientras los hombres eran asesinados.

    Los matrimonios de las “Viudas de Negro” finalizaban al cabo de un mes o un poco después. A las mujeres se les informaba que sus maridos habían muerto y se les exigía reclamar el cuerpo en la morgue, encargarse de los trámites del sepulcro y pedir a la fiscalía que investigara el crimen. Concluido el papeleo legal las mandaban a cobrar el seguro del que eran beneficiarias. En todos los casos, las mujeres eran acompañadas por miembros de las pandillas.

    Según las autoridades, Flores Acosta recaudó más de 100.000 dólares de los seguros de vida de los hombres que mandó asesinar.

    De ser declarados culpables, los imputados podrían recibir condenas de hasta 60 años de prisión.

    Estados Unidos califica a la Mara Salvatrucha como una organización criminal transnacional. En agosto de 2015 la Corte Suprema de Justicia de El Salvador declaró que las pandillas y quienes las apoyan o financian son terroristas.

    Según las autoridades, las pandillas con presencia en barrios y comunidades populares están integradas por más de 67.000 jóvenes y adultos y son responsables de la mayoría de los crímenes cometidos en el país.