Excomandante se declara culpable de nexos con narcos

El exjefe policial acepta que filtraba información confidencial a uno de los carteles de la droga.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Excomandante se declara culpable de nexos con narcos
    EFE

    CHICAGO.- Iván Reyes Arzate, excomandante de la Policía Federal en México, se declaró culpable el viernes en esta ciudad de filtrar información confidencial a uno de los carteles de la droga, y de interferir en actuaciones policiales tanto en su país como en Estados Unidos contra el narcotráfico.

    Durante una audiencia con la jueza federal Amy St. Eve, el exintegrante de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Federal declaró que no pensaba impugnar los cargos en su contra, para evitar un juicio que le acarrearía una condena de por lo menos 25 años de prisión.

    Su abogado, Joseph López, dijo que la declaración de "no impugnar" reconoce la probabilidad de que los fiscales puedan probar los cargos de conspiración y obstrucción de la justicia en el juicio, pero no admite los hechos como se alega en la acusación.

    La unidad que comandaba Reyes trabajaba con la Agencia Federal Antidrogas (DEA) estadounidense y la Fiscalía federal de Chicago, y como tal colaboró con el cartel de los hermanos Beltrán Leyva por lo menos durante siete años, a cambio de dinero.

    Según lo informado por la Fiscalía, Reyes, de 46 años y oriundo de la capital mexicana, filtró al cartel información obtenida por agentes federales de ambos países en interferencias telefónicas y fuentes confidenciales, en una investigación de tráfico internacional de drogas y lavado de dinero.

    El auto de procesamiento de Reyes, conocido como "La Reina", indica que la droga era producida en Colombia, llevada a México y de allí transportada a Chicago para su distribución y venta en ciudades de Estados Unidos por el cartel Beltrán Leyva y el cartel de Sinaloa.

    También se informó que Reyes reveló a Arturo Beltrán Leyva, jefe del cartel mexicano, la identidad de una fuente encubierta que informaba a la DEA sobre las actividades de la banda, que fue secuestrada y asesinada por los traficantes.

    La sentencia se conocerá el 29 de agosto, y según las pautas discutidas el viernes en la corte, será de una pena mucho menor, dado que Reyes Arzate se entregó en Chicago y ha colaborado con los fiscales federales.