LAS VEGAS

Número récord de mosquitos están portando el virus del Nilo Occidental en Las Vegas

El cambio climático está ampliando el alcance de las enfermedades transmitidas por insectos. La creciente población de mosquitos de Las Vegas es un ejemplo de lo que está por venir.

Telemundo

Un número sin precedentes de mosquitos en Las Vegas y sus alrededores son portadores del virus del Nilo Occidental, lo que ha llevado a las autoridades sanitarias locales a advertir al público que tome precauciones para evitar picaduras.

El virus del Nilo Occidental puede causar fiebre, dolores de cabeza, vómitos y diarrea, y es mortal en 1 de cada 150 casos. No existen vacunas ni medicamentos para tratar o prevenir esta enfermedad transmitida por mosquitos.

En las últimas semanas, 169 de los más de 24,000 mosquitos analizados para detectar el virus del Nilo Occidental dieron positivo -lo que significa que al menos un insecto del grupo era portador de la enfermedad- en 25 códigos postales del sur de Nevada. El número de mosquitos registrados y el recuento de piscinas positivas tan temprano en la temporada rompen los récords del área para ambas métricas, establecidas en 2019.

"Estos son números enormes de mosquitos, y ya hemos identificado un número preocupante de ellos portadores del virus del Nilo Occidental", dijo Vivek Raman, supervisor de salud ambiental del Distrito de Salud del Sur de Nevada.

Las autoridades sanitarias también han identificado seis charcas en la zona de Las Vegas que han dado positivo por el virus de la encefalitis de San Luis, una enfermedad transmitida por mosquitos que puede causar una inflamación mortal del cerebro.

Durante décadas, los climatólogos y las autoridades sanitarias han advertido de que el cambio climático podría ampliar el alcance de diversas enfermedades infecciosas, especialmente las propagadas por mosquitos. La explosión de la población de mosquitos de Las Vegas y el repunte local de la prevalencia del Nilo Occidental ofrecen un importante caso de estudio sobre cómo el clima podría afectar a la salud humana.

El cambio climático aumenta la temperatura media mundial y los niveles de precipitaciones, lo que favorece las condiciones ideales para los mosquitos, que se crían en aguas tranquilas y cálidas. También alarga la duración de los periodos cálidos, prolongando la temporada activa de los mosquitos. Estos cambios aumentan el riesgo de exposición humana a enfermedades como el virus del Nilo Occidental, incluso en lugares donde nunca antes se habían registrado casos.

El primer caso del virus del Nilo Occidental en Las Vegas se registró en 2004, cinco años después de que se documentara el primer caso en Estados Unidos, en 1999, en la ciudad de Nueva York. El brote más reciente del virus del Nilo Occidental en Las Vegas se produjo hace cinco años, con 43 casos humanos. Las autoridades sanitarias del distrito temen que este verano pueda ser mucho peor.

En Nevada y gran parte del suroeste, el tiempo primaveral se ha vuelto más cálido y las olas de calor estivales han sido cada vez más extremas en las últimas décadas. Desde 1970, la temperatura primaveral media de Las Vegas ha aumentado 6.2 F. Este mes, la ciudad ya ha experimentado una ola de calor récord durante una semana.

El aumento de las temperaturas en el sur de Nevada está creando condiciones favorables para los mosquitos, según Nischay Mishra, profesor adjunto de epidemiología de la Universidad de Columbia. Además, la actual sequía en el estado, que ha provocado niveles freáticos bajos en toda la cuenca del río Colorado, incluido el lago Mead, puede ser contraintuitivamente beneficiosa para los insectos.

"Los mosquitos suelen prosperar en lugares húmedos y cálidos", explica Mishra. "Pero en Nevada, a medida que las masas de agua más pequeñas se secan, crean aguas poco profundas que son ideales para la cría de mosquitos".

El aumento de mosquitos en Las Vegas ha sido gigantesco: El año pasado, los funcionarios de salud del distrito midieron 6,000 mosquitos en trampas por todo el condado de Clark entre abril y junio. Este año, los recuentos ya han superado los 24,000.

La gran mayoría han sido mosquitos Culex, vector principal del virus del Nilo Occidental. Pero otra especie de mosquito que no transmite el virus, el Aedes aegypti, también se ha vuelto más común en Las Vegas. El Aedes fue visto por primera vez en la zona en 2017, y Raman atribuye su propagación allí también a los impactos del cambio climático.

Junto con el clima, el comportamiento humano desempeña un papel importante en la propagación de enfermedades transmitidas por vectores. Tanto el mosquito Aedes como el Culex proliferan en los patios traseros de muchas casas de Las Vegas: el primero se cría en pequeños charcos de agua, como los que dejan los aspersores, mientras que el segundo suele reproducirse en la superficie de piscinas sin mantener.

Raman dice que la mejor manera de evitar la infección es vaciar fuera cualquier recipiente abierto lleno de agua, mantener las piscinas, llevar ropa protectora y usar insecticida para evitar las picaduras.

Louise Ivers, catedrática de Salud Mundial y Medicina Social de la Facultad de Medicina de Harvard y directora de su Instituto de Salud Mundial, afirmó que situaciones como la de Las Vegas serán cada vez más frecuentes a medida que el cambio climático siga potenciando las enfermedades infecciosas en todo el mundo.

"Debemos esperar ver nuevas enfermedades infecciosas, viejas enfermedades infecciosas de nuevo y un cambio en los patrones de exposición de enfermedades infecciosas existentes como el virus del Nilo Occidental", dijo Ivers. "Cosas que solíamos hacer libremente sin preocuparnos tanto por la protección frente a vectores como mosquitos o garrapatas, quizá ya no podamos hacerlas".

Contáctanos