Acusado de vender munición a Paddock pide juicio sin jurado

Reconoció haberle vendido balas perforantes al autor de la masacre en Las Vegas.

masacre_Haig_Octubre

El hombre de Arizona que ha reconocido haber vendido balas al pistolero del tiroteo masivo más letal en la historia moderna de Estados Unidos ha pedido que lo juzgue un juez por su cargo federal de fabricación de municiones.

El abogado de Douglas Haig argumentó que la conexión con la masacre tendrá un "efecto perjudicial" en los jurados de Las Vegas, informó el martes el periódico Las Vegas Review-Journal.

"A diferencia de un juez, los jurados simplemente pueden ser incapaces de dejar de lado su pasión y prejuicio para emitir un veredicto justo e imparcial en este caso", escribió el abogado de Haig en recientes documentos judiciales.

Un magistrado federal de Nevada recomendó al juez de primera instancia denegar la nueva solicitud de Haig. "Aunque el juicio presentará desafíos, el juez del juicio garantizará al demandado un juicio imparcial", escribió en un informe el magistrado de Estados Unidos, el juez Cam Ferenbach.

El juez de distrito estadounidense James Mahan aún no ha emitido una decisión. Haig se declaró inocente de haber hecho ilegalmente balas de trazador y perforantes en su casa en Mesa, Arizona. No se lo acusó en el tiroteo de octubre de 2017 que terminó matando a 58 personas e hirió a más de 850.

Los fiscales han dicho que sus huellas dactilares fueron encontradas en balas no disparadas encontradas dentro de la habitación del hotel y casino Mandalay Bay en donde Stephen Paddock disparó hacia la multitud.

Haig previamente intentó trasladar el juicio a Arizona, citando preocupaciones similares sobre un jurado imparcial. El tribunal negó la solicitud.

Su abogado también trató de evitar que los fiscales mencionaran el tiroteo de Las Vegas en el juicio; el tribunal acordó excluir algunas pruebas relacionadas, pero señaló que otras garantías procesales reducirían la posibilidad de prejuicios. El juicio está programado para comenzar en agosto.

Contáctanos