tribunales

Desestiman caso de falso elector en Nevada

El fiscal general de Nevada, Aaron Ford, dijo que llevará el asunto a la Corte Suprema estatal después de que la jueza de distrito del condado de Clark, Mary Kay Holthus, dictaminara que Las Vegas no era el lugar adecuado para el caso.

AP

LAS VEGAS — Un juez de Nevada desestimó el viernes una acusación contra seis republicanos acusados ​​de presentar certificados al Congreso declarando falsamente a Donald Trump como ganador de las elecciones presidenciales del estado de 2020, lo que podría reducir de cuatro a tres el número de estados con cargos penales pendientes contra los llamados votantes falsos.

El fiscal general de Nevada, Aaron Ford, dijo que llevará el asunto a la Corte Suprema estatal después de que la jueza de distrito del condado de Clark, Mary Kay Holthus, dictaminara que Las Vegas no era el lugar adecuado para el caso.

"El juez se equivocó y apelaremos de inmediato", dijo Ford, un demócrata, a los periodistas más tarde. Se negó a hacer más comentarios.

Los abogados defensores declararon sin rodeos que el caso estaba muerto, diciendo que presentarlo ahora ante otro gran jurado en otro lugar como la ciudad capital de Nevada, Carson City, violaría un estatuto de limitaciones de tres años que expiró en diciembre pasado.

"Ya terminaron", dijo Margaret McLetchie, abogada del presidente del Partido Republicano del condado de Clark, Jesse Law, uno de los acusados ​​en el caso.

El juez canceló el juicio, que había sido programado para enero, para los acusados, entre los que se encontraban también el presidente del Partido Republicano estatal Michael McDonald; el miembro del Comité Nacional del Partido Jim DeGraffenreid; el miembro del comité nacional y del condado de Douglas Shawn Meehan; el secretario del condado de Storey Jim Hindle; y Eileen Rice, una miembro del partido del área de Lake Tahoe. Cada uno fue acusado de ofrecer un instrumento falso para archivar y emitir un instrumento falsificado, delitos graves que conllevan una pena de hasta cuatro o cinco años de prisión.

Los abogados defensores encabezados por el abogado de McDonald, Richard Wright, dijeron que Ford presentó indebidamente el caso ante un gran jurado en Las Vegas, la ciudad más grande y con mayor inclinación demócrata de Nevada, en lugar de Carson City o Reno, ciudades del norte de Nevada en una región más republicana donde ocurrieron los presuntos delitos. También acusaron a los fiscales de no presentar al gran jurado pruebas que habrían exonerado a sus clientes, quienes dijeron que no tenían intención de cometer un delito.

"Los delitos se juzgan y la competencia recae en el lugar en el que se cometió el delito", dijo Wright al juez el viernes. “La firma del documento tuvo lugar en Carson City”.

Cuando el juez Holthus le pidió que respondiera, el fiscal general adjunto del estado, Matthew Rashbrook, argumentó que “ningún condado contiene la totalidad de estos crímenes”.

“La sociedad es víctima de estos crímenes”, dijo el fiscal. “Los votantes que se habrían visto privados de sus derechos por estos actos… habrían sido víctimas de estos crímenes”.

Pero el juez decidió que, aunque McDonald y Law viven en Las Vegas, “todo ocurrió en el norte”.

Después de la audiencia judicial, el abogado de Hindle, Brian Hardy, se negó a hacer comentarios sobre los llamados de los grupos de defensa para que su cliente renuncie a su cargo electo como supervisor de elecciones en el condado de Storey, una jurisdicción con poco más de 4.100 residentes. Esos llamados incluyeron una conferencia de prensa el viernes fuera del juzgado por líderes de tres organizaciones.

El Partido Republicano estatal emitió una declaración en la que acogió con satisfacción la decisión del tribunal, señalando la promesa de Ford de apelar y pidiendo contribuciones para continuar la lucha judicial.

Meehan es el único acusado que no ha sido nombrado por el partido estatal como delegado de Nevada a la Convención Nacional Republicana de 2024 el mes próximo en Milwaukee. Su abogada defensora, Sigal Chattah, dijo que su cliente decidió no buscar el puesto. Chattah se postuló como republicana en 2022 para fiscal general del estado y perdió ante Ford por poco menos del 8% de los votos.

Nevada es uno de los siete estados en disputa presidencial donde listas de electores falsos certificaron falsamente que Trump había ganado en 2020, no el demócrata Joe Biden. Otros son Arizona, Georgia, Michigan, Nuevo México, Pensilvania y Wisconsin.

El caso de Nevada, presentado en diciembre pasado, se centró en las acciones de seis acusados. Los casos penales en otros tres estados se centran en muchos más: 16 en Michigan, 19 en Georgia y 18 en Arizona.

Kenneth Chesebro, un abogado que se declaró culpable en Georgia en octubre pasado de ayudar a orquestar el plan electoral falso de la campaña de Trump en 2020, cooperó con los fiscales en la investigación penal de Nevada y no fue acusado.

En su testimonio ante el gran jurado que se reunió en Las Vegas en noviembre, Chesebro dijo que proporcionó al Partido Republicano estatal una "explicación organizada paso a paso de lo que tendrían que hacer" para firmar y presentar certificados que afirmaran falsamente que Trump, no Biden, gana en Nevada.

También calificó la trama de votantes falsos de Nevada como "extremadamente problemática" en comparación con otros estados, porque la reunión de electores fue supervisada por el secretario de estado. Además, a diferencia de otros estados, Nevada no tenía un desafío legal pendiente en los tribunales en ese momento.

Trump perdió Nevada en 2020 por más de 30.000 votos frente a Biden y los electores demócratas del estado certificaron los resultados en presencia de la secretaria de estado de Nevada, Barbara Cegavske, una republicana. Su defensa de los resultados como confiables y precisos llevó al Partido Republicano del estado a censurarla, pero Cegavske luego realizó una investigación que no encontró evidencia creíble de fraude electoral generalizado en el estado.

Contáctanos