Marcada división entre republicanos y demócratas en el discurso del Estado de la Unión

Al comenzar el evento, el presidente Donald Trump le negó un saludo a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a lo que ella respondió rompiendo los papeles con el discurso al final de la jornada.

Telemundo

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presumió el martes de la buena salud de la economía al inicio de su tercer discurso sobre el Estado de la Unión, último de su primer mandato.

"Hace tres años, iniciamos el gran retorno de Estados Unidos", arrancó Trump, con un discurso lleno de reproches al Gobierno de Barack Obama -al que no mencionó- y que entusiasmó a los republicanos, pero no gustó a los demócratas.

"Los años de decadencia económica han terminado. Los días en los que usaban a nuestro país, se aprovechaban de él, e incluso era despreciado por otras naciones, ha quedado atrás", dijo el mandatario estadounidense.

Trump presume de la buena economía de EEUU.

"Si no hubiésemos revertido las políticas económicas fallidas del Gobierno anterior, el mundo ahora no estaría viendo este gran éxito económico", agregó el presidente, un comentario que provocó los abucheos de algunos demócratas.

Trump presumió de creación de empleo, de bajadas de impuestos y de "luchar por acuerdos comerciales justos y recíprocos".

"Nuestra agenda es implacablemente protrabajadores, profamilia, procrecimiento y, sobre todo, proestadounidense", dijo.

"Increíblemente, la tasa media de desempleo bajo mi Gobierno es menor que bajo cualquier otra Administración en la historia de nuestro país", dijo Trump, quien afirmó que la bonanza económica es un "boom" de la clase obrera.

En contraste con la importancia que le dio a la economía, Trump pasó casi por encima del comercio, uno de los pilares de su Gobierno.

"Prometí a nuestros ciudadanos que impondría aranceles a China para confrontar el robo masivo de trabajos estadounidenses. Nuestra estrategia ha funcionado", proclamó Trump.

Y es que tras casi 18 meses de guerra comercial y la consiguiente escalada de aranceles, Trump selló en diciembre una tregua parcial con Pekín que incluye la retirada de algunos gravámenes y el aumento de las compras chinas de productos estadounidenses.

Presumió además de haber culminado la sustitución del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA, en inglés) con México y Canadá de la era de Bill Clinton por el renegociado T-MEC.

"Muchos políticos vinieron y se fueron, con la promesa de cambiar o reemplazar el TLCAN, pero al final no hicieron absolutamente nada. Pero al contrario que muchos otros que vinieron antes que yo, yo cumplo mis promesas", sentenció.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tendió este martes su mano a Irán y dijo durante su discurso sobre el Estado de la Unión que la relación entre los dos países tan solo depende de Teherán.

"Por nuestras poderosas sanciones, a la economía iraní le está yendo muy mal. Podemos ayudarles a que les vaya muy bien en un periodo corto de tiempo, pero quizás son demasiado orgullosos o demasiado tontos para pedir ayuda. Aquí estamos. Veamos que camino eligen. Solo depende de ellos", dijo el mandatario estadounidense. Para que eso suceda, Trump dijo que Irán "debe abandonar su búsqueda de armas nucleares, dejar de expandir el terror, la muerte y la destrucción, y comenzar a trabajar por el bien de su propio pueblo".

Trump tiende la mano a Irán

El drama no estuvo ausente de la jornada.

Justo antes de comenzar a dirigirse a la nación, el mandatario entregó a la mano copias de su discurso al vicepresidente, Mike Pence, y a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Acto seguido, ella le extendió una mano a Trump, pero él rechazó saludarla y de inmediato le dio la espalda.

Al finalizar el discurso, y como aparente respuesta al desplante, Pelosi rompió las hojas de papel que el presidente le había entregado al inicio del evento.

La tensión en la víspera de la conclusión del juicio político contra el presidente fue evidente. Mira el video con los incómodos momentos.

Este miércoles, el Senado concluirá el juicio político contra el presidente Donald Trump, impulsado por la Cámara de Representantes, y se espera que salga absuelto de los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El presidente Trump, aseguró en su tercer discurso anual del Estado de la Unión que para principios del próximo año el muro fronterizo con México tendrá más de 800 kilómetros construidos.

"Ya hemos completado más de 100 millas, y habrá más de 500 millas a principios del próximo año", sentenció el mandatario sobre su proyecto bandera para combatir la entrada de inmigrantes indocumentados por la frontera sur de su país.

Trump también sacó pecho de la reducción del flujo de inmigrantes desde México, que aseguró que ha disminuido un 75 % desde mayo pasado, como resultado de "los esfuerzos sin precedentes" de su Administración.

"A medida que el muro sube, las incautaciones de drogas aumentan y los pasos fronterizos disminuyen", destacó el mandatario.

Contáctanos