Inmigración

Inmigración

Estudio: la inmigración beneficia la economía de EEUU

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las 5 latinas que debes ver en la Copa Mundial Femenina
    Getty Images
    De acuerdo con el estudio, la inmigración resultó en más y mayores establecimientos industriales, más productividad agrícola y tasas de innovación superiores.

    WASHINGTON - Los condados de Estados Unidos con más migración histórica tienen mayores ingresos, menos pobreza y bajo desempleo, reveló el martes un estudio publicado en la revista Review of Economic Studies.

    La investigación apuntó que si bien el tema de la migración ha recibido mucha atención en el discurso político estadounidense, en general se ha centrado en sus efectos a corto plazo, mientras que se conoce mucho menos sobre las consecuencias en el largo plazo.

    Los autores del análisis evaluaron los efectos de la migración entre 1850 y 1920 en EEUU, una etapa en la que este fenómeno aumentó dramáticamente en el país y las fuentes de inmigración también cambiaron.

    Los datos indicaron que más del 90% de los nacidos en el extranjero que vivían en Estados Unidos en 1850 procedía de Gran Bretaña, Irlanda o Alemania, un porcentaje que bajó al 45% en 1920.

    Estadounidenses pronto necesitarán permiso especial para entrar a Europa

    Estadounidenses pronto necesitarán permiso especial para entrar a Europa

    Viajar sin restricciones a varios países europeos pronto será cosa del pasado. Te contamos cómo te afectarán estos cambios.

    (Publicado domingo 10 de marzo de 2019)

    De acuerdo con el estudio, la inmigración resultó en más y mayores establecimientos industriales, más productividad agrícola y tasas de innovación superiores.

    Al analizar los efectos, la investigación sugiere que aumentar el porcentaje de inmigrantes en un condado en un 4.9% resulta en un crecimiento del 13% en la media de los ingresos per cápita actuales, así como en un incremento del 44% en el promedio de producción manufacturera desde 1860-1920 (y un 78% más en 1930), una subida del 37% de los valores agrícolas y un ascenso del 152% de las patentes per cápita.

    Esos hallazgos son consistentes con una narrativa a lo largo del tiempo que señala que los inmigrantes contribuyen al crecimiento económico al proporcionar una oferta amplia de mano de obra no cualificada, así como un menor número de personas cualificadas que traen consigo conocimientos e innovaciones importantes para el desarrollo.

    La autora principal del artículo, Sandra Sequeira, de London School of Economics and Political Science, consideró que "hay varios paralelismos importantes que se podrían establecer entre entonces y ahora: la gran afluencia de mano de obra no cualificada, la pequeña pero importante afluencia de innovadores altamente calificados, así como la importante reacción social a corto plazo contra la inmigración".