Envían empleados públicos a México para comprar las medicinas más baratas

10 trabajadores estatales participan en un programa para reducir costos

Telemundo

Ann Lovell nunca había tenido un pasaporte antes del año pasado. Ahora, la maestra de 62 años es una viajera frecuente, especialmente a Tijuana, México, para comprar medicamentos para la artritis reumatoide, con boletos pagados por la aseguradora pública del estado de Utah.

Lovell es uno de los 10 trabajadores estatales que participan en un programa de un año para reducir los costos de medicamentos recetados al hacer que los empleados públicos los compren en México con un fuerte descuento en comparación con los precios de Estados Unidos.

El programa parece ser el primero de su tipo, y es un ejemplo dramático de los pasos que están tomando los estados para aliviar el alto costo de los medicamentos recetados.

En un día largo y agotador, Lovell vuela desde Salt Lake City a San Diego. Allí, un escolta la recoge y la lleva al otro lado de la frontera hasta un hospital de Tijuana, donde obtiene las medicinas. Después de eso, regresa al aeropuerto y se dirige a casa.

Lovell había estado pagando $ 450 en copagos cada cierto mes por su medicamento, aunque dijo que habría aumentado a unos $ 2,400 si no hubiera comenzado a viajar a México. Sin el programa, no podría pagar la medicina que necesita.

"Esta es la droga que me mantiene funcionando, trabajando", dijo Lovell, quien trabaja en un programa de intervención temprana para estudiantes sordos que forma parte de las Escuelas para Sordos y Ciegos de Utah. "Creo que, si no estuviera tomando esta droga, estaría en discapacidad en lugar de vivir mi vida normal".

La diferencia de costos es tan grande que el programa de seguro del estado para empleados públicos puede pagar el vuelo de cada paciente, otorgarles un bono de $ 500 por viaje y aún así ahorrar miles de dólares.

Otros estados han adoptado nuevos enfoques para abordar los altos costos de los medicamentos recetados. California está buscando lanzar su propia etiqueta de medicamentos genéricos. Louisiana tiene un programa estilo Netflix para medicamentos contra la hepatitis C, donde el estado negoció un acuerdo para pagar una tarifa fija en lugar de cada receta.

Varios estados están buscando crear juntas destinadas a mantener los precios asequibles, y cuatro han comenzado lo que se espera que sea un proceso largo para comenzar a importar medicamentos de Canadá bajo un nuevo plan de administración de Trump.

El programa de Utah fue creado bajo una ley estatal de 2018 denominada "derecho a comprar" por el representante republicano Norm Thurston.

El Programa de Salud para Empleados Públicos lo ofrece solo para personas que usan un medicamento en una lista de aproximadamente una docena en los que el estado puede obtener ahorros significativos. De los 160,000 empleados públicos estatales y locales cubiertos por la aseguradora, menos de 400 son elegibles, según el Director Chet Loftis.

Los funcionarios han rastreado los medicamentos desde el fabricante hasta la farmacia y el paciente, para asegurarse de que las personas reciban los mismos medicamentos que obtendrían en casa, dijo.

Contratan a una farmacia especializada que trabaja con uno de los sistemas de hospitales privados más grandes de la región. Un representante de una compañía, Provide Rx, acompaña a los pacientes desde el aeropuerto de San Diego hasta el Hospital Ángeles en Tijuana y cruza la frontera.

Lovell tiene una receta de su médico en Utah y cada vez que viaja a México también ve a un médico en el hospital. Ella actualiza al médico sobre su condición, obtiene su receta y la lleva al farmacéutico, quien le da el medicamento.

Provide Rx también trabaja con una docena de compañías privadas, algunas de las cuales ofrecen programas de bonificación similares a sus empleados, dijo el gerente general Javier Ojeda.

Poco más de un año después de que comenzó el programa, el estado ha ahorrado alrededor de $ 225,000, dijo Loftis.

Aunque el número de personas que participan es relativamente pequeño, los ahorros se acumulan rápidamente.

El precio de lista anual en Estados Unidos para el medicamento que Lovell toma, Enbrel, supera los $ 62,000 por paciente. Con el programa de México, después del costo del vuelo y la bonificación, el estado aún reduce sus gastos a la mitad. "Tiene sentido que hagamos esto", dijo Loftis.

Thurston había esperado que más personas se inscribieran, ahorrando al estado $ 1 millón.

Pero los funcionarios son optimistas, más personas firmarán ahora que ven que el programa está funcionando. Se han expandido para ofrecer vuelos a Canadá, donde hay una clínica en el aeropuerto de Vancouver y los costos de viaje son casi los mismos.

Si bien la importación de medicamentos recetados es ilegal porque los medicamentos vendidos en otros países no han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos, Estados Unidos permite que las personas traigan un suministro de tres meses para uso personal.

El candidato presidencial demócrata Bernie Sanders ha realizado viajes en autobús con pacientes de estados fronterizos a Canadá para resaltar el costo de los medicamentos recetados.

Pero el programa de Utah parece ser el único programa estatal formal de este tipo, dijo David Mitchell, un paciente con cáncer y fundador del grupo de defensa “Pacientes por medicamentos asequibles”.

"Es desafortunado y, de hecho, equivocado que los ciudadanos de este gran país tengan que viajar a otros países para obtener los medicamentos que necesitan a precios asequibles", dijo.

Otros dicen que el enfoque del "turismo farmacéutico" tiene riesgos y no resuelve el problema de los altos precios de los medicamentos recetados en Estados Unidos.

Peter Maybarduk, del grupo de defensa sin fines de lucro “Public Citizen”, dijo que las personas pueden encontrar medicamentos inseguros en otros países, y es importante no socavar la importancia de los reguladores estadounidenses.

"Es una curita para las personas que realmente lo necesitan", dijo. "Necesitamos una reforma del sistema en su conjunto".

En la mayoría de los otros países, los programas nacionales de salud negocian precios más bajos de medicamentos a gran escala y, a veces, se niegan a cubrir los más caros.

Mientras tanto, las patentes generalmente duran mucho más en Estados Unidos que en otros países, lo que permite monopolios. Los fabricantes de medicamentos también suelen señalar el alto costo de crear un medicamento para llevarlo al mercado.

El camionero de Utah Jason Pierce ha agradecido encontrar el medicamento Stelara, el único tratamiento efectivo para su psoriasis. También es costoso, por lo que él y su esposa, una empleada del Departamento de Salud de Utah, comenzaron a viajar a México para recibir sus vacunas.

Su seguro a través de su trabajo estatal lo cubre por completo, por lo que los viajes no les ahorran dinero. Pero con ambos vuelos cubiertos a través del programa estatal y los bonos de $ 500, pueden hacer unas vacaciones cortas.

"Es bastante fácil", dijo. La droga es "exactamente la misma".

Y el viaje significa que la droga ahorra miles a su aseguradora pública, lo que ayuda a ahorrar dinero a los contribuyentes y reducir las primas, dijo su esposa, Robbin Williams.

"Simplemente creo que es lo moral y lo correcto", dijo.

Contáctanos