Política, la Casa Blanca y el Congreso

Política, la Casa Blanca y el Congreso

Jurado delibera la suerte de Manafort, exasesor de Trump

El exjefe de campaña podría recibir cadena perpetua si es hallado culpable por fraude fiscal.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Fiscalía deja en manos del jurado a Manafort

    Fiscalia deja en manos del jurado a Manafort

    (Publicado miércoles 15 de agosto de 2018)

    El jurado inició el jueves las deliberaciones en el juicio de Paul Manafort, exjefe de campaña de Donald Trump, quien según los fiscales ganó $60 millones como asesor de políticos ucranianos respaldados por Rusia, ocultó buena parte de esa suma a los recaudadores de impuestos y mintió a los bancos para obtener préstamos cuando se acabó el dinero.

    El argumento de la defensa fue que él no era culpable porque dejó el manejo de sus asuntos financieros en manos de otros.

    El juicio por fraude financiero obliga a los 12 miembros del jurado a indagar en las complejidades de cuentas extranjeras y compañías fachada, reglamentación de préstamos y normas impositivas.

    Sacó a la luz detalles como una chaqueta de piel de avestruz que costó $15,000 y el gasto de $900,000 en una boutique de Nueva York, pagado mediante transferencia bancaria internacional.

    El juicio también es la primera prueba ante los tribunales de la investigación de la injerencia rusa en las elecciones de 2016, dirigida por el fiscal especial Robert Mueller.

    Si bien las denuncias de colusión aún están siendo investigadas, las pruebas de fraude bancario y evasión impositiva que aparecieron han puesto en duda la integridad de los asesores más estrechos de Trump durante la campaña.

    Peter Carr, vocero de la fiscalía especial, se negó a hacer declaraciones.

    “Cuando se sigue la ruta del dinero del señor Manafort está plagada de mentiras”, dijo el fiscal Andres al invitar al jurado a ponderar la enorme cantidad de pruebas presentadas durante las últimas semanas y hallar a Manafort culpable de 18 delitos.

    Los abogados defensores dijeron que todo el caso de la fiscalía estaba en duda, debido a la falta de credibilidad de Rick Gates, un protegido de Manafort convertido en testigo de cargo.

    Manafort no declaró en su propia defensa ni convocó a testigos a declarar a su favor.