Estudio revela los lugares que sufren más de la “cruda”