Acusan de asesinato a los padres de niña desaparecida

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Las 5 latinas que debes ver en la Copa Mundial Femenina
    La madre fue arrestada el viernes, mientras que el padre ya estaba detenido.

    El Departamento de Policía de North Las Vegas realizó dos arrestos en relación con la desaparición de la niña de tres años Zaela Walker.

    El viernes fue detenida la madre de la menor, Lakeia Walker, de 27 años, por un cargo de asesinato. El padre de Zaela, Ricky Beasley, también de 27 años, quien ya estaba encarcelado por otros cargos, volvió a ser fichado, esta vez por asesinato.

    El sábado 25 de agosto de 2018, oficiales de la Policía de North Las Vegas fueron enviados a una residencia en la cuadra 4600 de Mission Cantina Avenue por un informe de una menor de dos años desaparecida. Una investigación arrojó que Zaela Walker, de dos años, había sido vista por última vez con sus padres, de quienes se desconocía el paradero.

    Los detectives colocaron los nombres de las tres personas desaparecidas en una base de datos nacional en un esfuerzo por localizar a la familia.

    El primero de diciembre de 2018, Walker y Beasley fueron vistos en un casino local, donde fueron detenidos. Tras ser entrevistados, él fue ingresado en la prisión de la ciudad de Las Vegas por cargos relacionados con el tráfico y llevarse un vehículo sin consentimiento del dueño. La madre fue liberada y estaba cooperando con los investigadores.

    Tras siete meses de investigaciones, comunicados de prensa, entrevistas y órdenes de cateo, no había información sobre el paradero de la niña. El Departamento de Policía de North Las Vegas confirmó que ningún miembro de las familias de los padres tuvo custodia de Zaela en algún momento.

    Los detectives le hicieron varias entrevistas a Lakeia, incluyendo una con un detector de mentiras ante el FBI. La mujer falló el polígrafo.

    La madre proveyó información que llevó a los detectives a creer que la niña no estaba viva. Lakeia explicó que ella y Ricky estaban trabajando en su relación, por lo que no querían complicar las cosas regresando a Zaela a sus vidas. La mujer tampoco hizo esfuerzos para ver o hablar con su hija en su tercer cumpleaños.

    Lakeia también dijo que el maletero de un vehículo olía a carne podrida, por lo que ella y Ricky lo lavaron con una aspiradora y utilizando amoniaco con aroma a limón. Los detectives creen que la descripción corresponde a la de un cuerpo en descomposición.

    Los detectives creen que Zaela sufrió una herida que resultó en su muerte.