Misteriosa muerte de magnate ruso

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Misteriosa muerte de magnate ruso
    Getty Images
    Boris Berezovski, millonario ruso encontrado muerto

    El magnate ruso Boris Berezovsky, que abandonó su país como exiliado político después de amargas desavenencias con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, fue hallado muerto este sábado en el sudeste de Inglaterra. Tenía 67 años.

    La policía del valle del Támesis dijo que su muerte era considerada como inexplicable, y agentes especializados en armas nucleares, biológicas y químicas registraron la casa de Berezovski, sin encontrar nada sospechoso.

    Alexander Dobrovinski, abogado del millonario dijo al canal ruso 24 que Berezovsky se suicidó , pero un amigo de la familia lo negó. En busca de la verdad, la policía británica ha abierto un expediente investigativo del caso.

    Según su yerno, Egor Schuppe, Berezovski atravesaba por una fuerte depresión y se mantenía alejado de su familia y allegados. Sin embargo, la prensa había reportado recientemente que Berezovsky enfrentaba serios problemas financieros.

    Berezovsky era un matemático que se dedicó a la venta de vehículos Mercedes y amasó una gran fortuna durante la caótica etapa de privatización de los bienes estatales a principios de la década de 1990. A cambio de dar respaldo al presidente Boris Yeltsin, obtuvo influencia política y oportunidades para comprar bienes del estado a precios de ganga.

    Empero el otrora poderoso magnate allegado al Kremlin cayó en desgracia con Putin y buscó asilo político en Gran Bretaña a principios de la década del 2000. Gran Bretaña fue su lugar de residencia desde entonces.

    Un tribunal ordenó en un fallo que el empresario exiliado debería pagar 35 millones de libras esterlinas (53.3 millones de dólares) en gastos legales a su compatriota ruso Roman Abramovich después de haber perdido una batalla legal contra el multimillonario, propietario del club inglés de fútbol Chelsea. Berezovsky acusó a Abramovich de haberse valido de subterfugios para arrebatarle sus acciones del grupo petrolero Sibneft, alegando que se valió del chantaje para que vendiera su considerable parte por debajo de su valor después de haber perdido el respaldo de Putin. Pero un juez desechó su caso en agosto, señalando que Berezovsky era un testigo deshonesto y carente de credibilidad.