Una princesa, ¿la culpable del sueño roto de Colombia ante Japón?