Carnaval de Río: otra noche de derroche sensual y festivo