Cuidado con la nube negra: mira si eres “víctima” del bombardeo químico