Por dentro: salas de ejecución en Nevada, castigo máximo para reos