Inician más dolores de cabeza para conductores del Spaghetti Bowl