Golden Knights: llegaron a Las Vegas para romper récords