EE.UU. en guerra cibernética

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EE.UU. en guerra cibernética
    Getty Images

    El periódico The Washington Post ha podido confirmar que hackers contratados por el gobierno chino piratearon casi todas las instituciones radicadas en Washington (desde organismos gubernamentales, centros de estudio, periódicos hasta embajadas extranjeras) durante los últimos años generando preocupantes filtraciones de información y pérdidas billonarios de dólares. Ante la confrontación americana, el Gobierno chino lo negó rotundamente. Sin embargo, diversas investigaciones públicas y privadas confirmaron que los hackers fueron contratados por el gobierno chino. El propio secretario de Defensa, Leon Panetta, dijo que se estaba desarrollando “un ciber Pearl Harbor”, en alusión al ataque japonés de 1941 que destruyó la flota de Estados Unidos en el Pacífico y provocó la entrada de este país en la Segunda Guerra Mundial.

    Según el The Washington Post, son tantos los datos obtenidos por los asaltantes chinos en este tiempo que actualmente tienen dificultades para su organización y procesamiento. “Puede decirse que ya no existe un red segura de información clasificada como secreto”, afirma en el citado periódico James Lewis, un experto del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales. Días atrás la Casa Blanca anunció un nuevo plan para actuar de forma más agresiva contra el robo de secretos comerciales en Internet, que ha provocado, según datos oficiales, una pérdida para la economía norteamericana de más de 300.000 millones de dólares. Las empresas privadas se ven impotentes para proteger sus actividades, y el Gobierno ha empezado muy recientemente a dotarse de mecanismos adecuados de defensa. En algunos casos, los ataques no consiguen su propósito porque son detectados rápidamente, pero igualmente obligan a las empresas a gastos adicionales y las distraen de su actividad esencial. Hasta ahora, la mayoría de las compañías atacadas optaban por no revelar esas incursiones, por miedo, tanto a perder credibilidad entre sus clientes y accionistas, como a dar pistas a los piratas. Los técnicos son conscientes de que, en cuanto los hackers saben que su actividad ha sido detectada, desarrollan nuevas vías de penetración. Esto empezó a cambiar cuando Google denunció las incursiones chinas en sus productos y cuando The New York Times, que ha revelado casos de corrupción de autoridades chinas, confesó que sus sistemas de Internet habían sido atacados por ese país. Inmediatamente después, tanto The Wall Street Journal como The Washington Post admitieron que ellos también habían sido objeto de ataques. En el caso de The Washington Post, ha sido víctima desde 2009. El conocimiento de tan masivo desafío cibernético ha incrementado considerablemente la presión sobre el Gobierno. El plan anunciado pretende, precisamente, coordinar esfuerzos públicos y privados para defender a EE UU de esta amenaza. Pero, seguramente, va a ser necesario mucho más. El presidente del comité de Asuntos de Espionaje de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, ha detacado la gravedad de la situación: “es crucial que el Gobierno abra negociaciones bilaterales para asegurarse que China entiende que el espionaje económico tiene consecuencias”. La Administración insiste en que ha planteado el asunto en cada reunión con dirigentes chinos en los últimos años, aunque no ha obtenido todavía la respuesta adecuada. Para China no va a ser fácil satisfacer a Washington en este terreno. Admitir el patrocinio oficial a los ciberataques sería tanto como declararse un estado que viola la ley. EE UU tampoco ha admitido nunca su participación en la ciberguerra conocida con Irán. Abandonar por completo esa actividad significaría, por otra parte, renunciar a un instrumento que ha sido hasta ahora importante para su desarrollo económico.